Angy – Docente

La docencia llegó a mi por accidente, y de ese accidente nació un amor tan genuino, que se convirtió en una verdadera vocación que continúa día a día, generada y alimentada por cada uno de mis estudiantes, los que están hoy, los que estuvieron y los que seguro estarán el día de mañana.

Siempre he creído que la mejor y más sabia maestra es la FELICIDAD, y de ella me valgo para que mis estudiantes aprendan, que disfruten y que se diviertan. ¡Estoy convencida de que el conocimiento seguro llega cuando se le recibe con los brazos abiertos y una gran sonrisa!

Al LiM yo le aporto mi entusiasmo, mi entrega, mi compromiso y, por supuesto, mi cariño por cada pared que lo forma, por cada estudiante y por cada experiencia y aprendizaje vividos.

Para mí el LiM es una plataforma de despegue, de salir de mi área de confort en más de un solo aspecto. A nivel profesional me mantiene siempre a la vanguardia, me da la libertad de crear y des-crear mis clases…y a nivel personal me siento fantástica, ¡fantástica!, rodeada de gente a la que quiero mucho y que me encanta coincidir con ellos…

¡Soy LiM, soy Grande!

Pin It on Pinterest

Share This